Extracto de libro “Teoría de la locura”, en etapa de publicación en amazon.com

4.4.- El ser y el siendo.

Merece y es perentorio hacer una aclaración en este decurso, antes de provocar abismos dicotómicos de incomprensión verbal:

La lógica binaria, fija y limita las posibilidades del desarrollo de la persona, al establecerlas en un momento definitivo y para siempre, por eso el estigma, pese a que la persona haya logrado un alto grado de remisión, sigue siendo estigmatizada. Esta forma de pensar binaria, mantiene y prolonga indefinidamente a una persona en un cierto prejuicio, en una forma de ser, sin darles la posibilidad de modificarse. ¿Pero acaso no somos seres que podemos cambiar o modificar nuestras formas de pensar?, El neoliberalismo tiende a la homogeneización de islas, lo que no ayuda a apreciar y valorar las diferencias como forma de libertad y de posibles modificaciones a nuestro entorno.

Al referirme al Ser-siendo, en términos propios: Una persona cuando aprende algo se le produce una modificación en su ser, que puede ser leve, alto o en algún nivel entre estos polos, al modificarse ya deja de ser en algún grado el “Ser” que era, así cuando existe el aprendizaje la persona deja de ser rígida, un “soy así” de por vida, críptico para transformarse en un “Siendo”, el cual , mediante el aprendizaje, es capaz de modificarse. Por esto el término “Siendo” lo ocuparé reiteradamente desde esta aclaración en adelante.

4.5.- Siendo-Diferencia

En relación simbiótica con todo lo planteado hasta el momento, quiero mostrar un ejemplo con la imagen de la dendrita, que es muy clarificadora:

Cuando se tiene un metal en estado líquido y se vacia este en un pocillo de porcelana, se comienza a enfriar, cuando esto sucede van apareciendo de forma aleatoria y en distintas partes del líquido partículas sólidas llamadas dendritas, las que van creciendo adhiriéndose a otras dendritas, todo esto en diferentes partes del soporte de porcelana, para acabar transformándose en un metal sólido compacto y consistente. Este proceso ayuda a entender como a través de un proceso no lineal se puede llegar a un estado muy asertivo y sólido en cualquier ámbito no solamente aplicado a este ejemplo, sino a las ideas, la imaginación, la política etc.

Este ejemplo da a entender las posibilidades de la imaginación aplicado a lo pragmático y antes de entrar a relacionar el texto con mi leve grado de cercanía con Felix Guattari, que lo he tomado para hacer más asequible este escrito y por ser el que está menos lejano a lo que propongo, les expongo otro punto de vista que ayude a dislocar la lógica lineal dicotómica:

Se menciona mucho en ciertas áreas del conocimiento las “Cartografías cognitivas” o cartografías, pero les muestro una imagen que es más asertiva y que es más diáfana con la idea del “siendo” que mencioné antes. Imagine que está parado en el techo de una casa y frente a usted hay una hilera de árboles, los cuales desde su mirada están alineados, supongamos que cada árbol es de distinta especie y por esto tiene diferentes hojas y colores. Así cuando mira hacia estos puede verlos todos, los más alejados los ve por los espacios que dejan entrever los primeros, supongamos que hay viento y debido a este puede ver el movimiento de las hojas de todos los árboles. Ahora se acerca a la idea de cartografía, pero ésta es dinámica y puede ver las modificaciones de cada sustrato al mismo tiempo, así sucede con el siendo: su pasado, su historia de vida y sus modificaciones, y también puede ver como las modificaciones del entorno como terapias, grupos de apoyo mutuo y otros más subjetivos van cambiando el color de las hojas más alejadas, van creciendo nuevas ramas y hojas en cada árbol. El ser es dinámico, es un siendo, y su historia de vida es susceptible de modificar para lograr su rehabilitación.

La etiqueta psiquiátrica es un sedimento, no un movimiento-siendo:

 Las categorías en general y las psiquiátricas en particular incorporan un vástago nocivo que hacen sentir las afiladas cuchillas por las que fui cercenado de la vida social, que son las etiquetas irreversibles. Etiquetas psiquiátricas que tatúan en mi siendo la negación de mis diferentes contextos sociales de vida, ésta etiqueta que en su fundación fue enunciada cómo crónica, de por vida e irreversible desde la institución psiquiátrica. El siendo se amputaba, desde el saber experto, para encajarme en un ser acotado y de movimientos limitados.

Scroll Up